Algunas tendencias mundiales en el retorno a clases

Desde que en marzo pasado la gran mayoría de instituciones educativas en el mundo se vio obligada a cerrar sus puertas para prevenir una mayor propagación del covid-19, se han sucedido noticias y estudios que ahora, ocho meses después, nos hacen preguntarnos si realmente es tan efectivo mantener este modelo de clases virtuales por mucho más tiempo.

Y es que, mientras hemos sido testigos de un año de cambios sin precedentes en la historia reciente, los hábitos de niños y jóvenes en medio de su aprendizaje se han visto afectados, dando como resultado algunas conclusiones que incluso, podrían llegar a ser preocupantes. Hace tan solo unos días, Unicef enfatizó en la importancia del regreso a clases presenciales para evitar repercusiones a largo plazo sobre la educación, la nutrición y el bienestar de los niños.

Incluso la OMS ha dicho luego de estudios que los niños y adolescentes no son considerados los principales impulsores de la transmisión, y como tales, los cierres de escuelas no son considerados una medida efectiva para controlar el covid-19.

La principal preocupación ahora es garantizar que, además de contar con salud y bienestar, los estudiantes puedan volver a adaptarse al modelo de aprendizaje previo a la pandemia. Por eso, para ver cómo se han preparado los colegios en el mundo te invitamos a ver lo que se ha decidido en algunos países.

  • En Chile se están realizando evaluaciones de diagnóstico de alfabetización, aritmética y bienestar, tanto en persona como de forma remota, para ver qué tan efectivo resulta el modelo de aprendizaje remoto y apoyar a los estudiantes.
  • En Kenia, dentro del proceso de reapertura parcial se han implementado evaluaciones presenciales a gran escala para monitorear qué tan efectivo fue el aprendizaje de los estudiantes durante el tiempo de las clases remotas.
  • Corea del Sur y otros países en los que el virus está ya en una fase controlada y las escuelas ya han sido reabiertas, se realizan evaluaciones formativas de manera continua tanto en el aula como fuera de ella.

Lo que se pretende con las evaluaciones que se están realizando en estos y en otros países es encontrar evidencias de ralentización del modelo educativo derivada del modelo remoto, y de esta manera destinar recursos que puedan ser de utilidad para colegios y estudiantes que lo necesiten para retomar el ritmo de aprendizaje.